domingo, 23 de abril de 2017

Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil ESTHER MARÍA OSSES 2017 Cuento




 El Premio Nacional de  Literatura Infantil  "Esther María Osses" -de poesía y cuento se convoca el presente año 2017, en forma bianual y alternadamente en los géneros de poesía y cuento, en homenaje a la consagrada poetisa panameña, nacida en David, Chiriquí, en 1916, y fallecida en Venezuela en 1990. Cultivó la literatura infantil con extraordinario talento. Esther María Osses se especializó en el estudio de la Literatura Hispanoamericana, lo que la impulsó a ampliar su campo de investigación en otros países de América Latina, como la República Argentina y la ciudad de Guatemala.  Promotora incansable y activista por la cultura y la literatura panameña. Dentro de esta línea cívica, también publicó otros libros tan notables como Libro de poesías, Mensajes, Poesía en limpio, Crece y camina y Primer repertorio de mensajes de cultura de paz.
 BasesLa Universidad Especializada de las Américas (UDELAS), el Consejo Nacional de Escritoras y Escritores de Panamá (CONEYEP) y La Academia Panameña de Literatura Infantil y Juvenil (APLIJ) convocan al Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil ESTHER MARÍA OSSES 2017, en el género de Cuento.  1.            Las obras se recibirán en el Decanato de Vida Estudiantil de la UDELAS, Departamento de Cultura, mediante entrega física de tres ejemplares, foliados y perfectamente legibles, a doble espacio, por una sola cara, letra Arial 12 y tendrán un mínimo de 50 y un máximo de 75 páginas.  2.            Participarán panameños por nacimiento y naturalizados. Los trabajos se presentarán con seudónimo, han de ser inéditos y no estar participando en otras convocatorias durante el tiempo que hay entre la convocatoria y el fallo.3.            En un sobre sellado, en la parte externa, el autor(a) escribirá: "Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil Esther María Osses 2017, Cuento" y el seudónimo que se utilice. Dentro del sobre se incluirá  el nombre completo del autor(a), cédula de identidad, reseña con sus datos biobibliográficos, correo electrónico y teléfono. Además, una copia en soporte digital que deberá estar dentro del sobre sellado. El incumplimiento de uno de estos requisitos invalida el otorgamiento del premio.4.         El Premio se convoca  partir del día lunes 17 de abril de 2017 y cierra el jueves 31 de agosto de 2017, a las cuatro de la tarde. El jurado dará a conocer el fallo el viernes 29 de septiembre de 2017 y en el mes de octubre se realizará el acto de entrega del Premio.
5.         El Jurado estará conformado por tres escritores de reconocida trayectoria, escogidos por los organizadores del Premio. El fallo del jurado será inapelable.
6.         Se establece un premio único de cinco mil balboas (B/.5,000.00) y pergamino. El autor(a) ganador(a) asistirá personalmente al acto de premiación que tendrá lugar en la sede de la Universidad Especializada de las Américas.
7.          Los originales no premiados podrán ser retirados dentro de un plazo de treinta (30) días, después de hacerse público el fallo. Luego de esa fecha serán destruidos.
8.          Las obra ganadora será publicada por la UDELAS y formará parte de la Colección de Literatura Infantil y Juvenil.
9.          Los jurados del premio tendrán un reconocimiento económico de parte de UDELAS según lo previsto en el presupuesto de organización del concurso.
10.       La participación en este premio implica la aceptación de todas sus bases. Los trabajos que no cumplan con los requisitos señalados serán descalificados. Cualquier caso no previsto en la presente convocatoria será resuelto según el criterio del Comité Organizador.
11.       La UDELAS recurrirá a los servicios de un notario para garantizar la custodia de las plicas originales del Premio y certificar la transparencia y legalidad del fallo.



mayor información: nilka.concepcion@udelas.ac.pa
                             genaro.villalaz@udelas.ac.pa           
                                www.udelas.ac.pa

domingo, 9 de abril de 2017

LITERATURA INFANTIL ASUNTO DE TODOS



Irene Guerra de Delgado, escritora
 Presidenta de la
Academia Panameña de Literatura Infantil y Juvenil.


La imagen puede contener: 3 personas
El 2 de abril se conmemora el Día internacional de la literatura infantil y juvenil en honor al escritor danés Hans Christian Andersen, cuyas obras siguen vigentes entre los niños del mundo.
Aunque antes que él, otros habían escrito obras para niños y jóvenes, fue Andersen quien logró dirigirse a ellos utilizando técnicas y temas que lo destacan como uno de los escritores más cercanos a los pequeños. Por otro lado, los hermanos Grimm, con un corpus impresionante de cuentos de la tradición oral, abrieron el camino para que el cuento folklórico, que siempre había atraído a los niños,  pasara a forma escrita y llegara hasta nosotros.  

Hoy en día, se habla mucho de la niñez y de los valores; se hacen leyes, se crean organismos que pretenden proteger la infancia, porque en ella descansa el futuro del mundo.  Sin embargo, los padres, los maestros y aquellos que buscan valorar la infancia, descuidan a menudo la práctica, el día a día de valores y actitudes fundamentales que forman al individuo desde su temprana edad.  En este sentido, la literatura es un apoyo, un arma fundamental en la formación de la juventud. Andersen, en sus cuentos, se preocupó por ese aspecto formativo, sin caer en lo exclusivamente didáctico. Recordemos algunas de sus obras, El Patito Feo, La Sirenita, El Soldadito de Plomo.
La literatura para niños y jóvenes ha pasado por distintos momentos. Ella nace de la necesidad de contar, de cantar, de arrullar…en otras palabras de mantener vivo el hilo conductor entre generaciones. La madre arrulla y canta,( o al menos lo hacía), a su bebe desde el vientre, las abuelas cuentan historias (lo harán hoy en día?). Sí, definitivamente, todo comienza en el seno del hogar. Esta es una de las grandes responsabilidades de la familia.


En la actualidad, la Literatura Infantil en nuestro país sigue caminando y creciendo poco a poco.  Existen organizaciones como la Academia Panameña de Literatura Infantil y Juvenil, parte de la red iberoamericana de Academias, que promueve la escritura y la crítica en esta especialidad.Nos encontramos en un momento muy importante para la literatura infantil a nivel mundial, pero sobre todo en Iberoamérica. Se puede decir que hemos llegado a la mayoría de edad. Aquella literatura para niños creada para enseñar, y que se escribía en términos diminutivos ha sido rebasada por una escritura de alta calidad que aspira a ser consumida por chicos y grandes. Los escritores para niños, hoy en día, están más conscientes de un público exigente y expuesto permanentemente a problemas antes considerados exclusivamente de adultos: la muerte, la violencia, la guerra, la discriminación, la pobreza, el sexo, el abuso, la inmigración, el racismo…son temas con los que conviven nuestros niños.  Los escritores para niños también abordan estos temas de una manera cada vez más directa buscando hacer comprender, orientar y preparar a los jóvenes para enfrentar un mundo cada vez más complejo. La escritura para niños puede abordar cualquier tema de actualidad, por más crudo que nos parezca, siempre y cuando se utilicen los recursos literarios comprensibles y las imágenes adecuadas.


En conclusión, la buena literatura para niños y jóvenes no es sólo cuestión de escuelas sino del hogar, no es sólo asunto de hábito sino de necesidad. Los buenos libros abren los caminos de la imaginación para que la realidad, a veces dura y descarnada, transite por espacios estimulantes y prometedores.  Un buen libro es un alimento de reserva en momentos de tristeza y angustia. Los buenos libros no sólo aportan conocimientos sino que estimulan la creatividad y crean la reserva de fantasía que hace que cada etapa de la vida, que cada ser u objeto adquiera profundidad y significado. Ojalá que este 2 de abril incite a la reflexión de padres, maestros, escritores y promotores de lectura sobre la responsabilidad que nos cabe en la formación de niños y jóvenes.






lunes, 20 de marzo de 2017

ENTREVISTA A JOVEN ILUSTRADORA PANAMEÑA BRITNEY RIVERA




PREGUNTAS A BRITNEY RIVERA. ALUMNA DE IV AÑO COLEGIO SAN JUDAS TADEO PANAMA. BACHILLERATO EN CIENCIAS. 16 años.




  • ¿Desde cuándo dibujas? Desde niña, para mis padres. Me puse a dibujar manga (en serio) a los 11 años. 
  • ¿Por qué la manga? Mis tíos y tías veían manga y eso era lo que daban en los canales nacionales 
  • ¿Cuáles son tus temas favoritos? Paisajes, caras, caricaturas o reales. 
  • ¿Tienes algún mensaje a transmitir a tus dibujos? Me gusta expresar lo que yo veo, lo que pienso. Es mi expresión individual, más que lo grupal. Me gusta transmitir que hay varias personas que les gusta dibujar. 
  • ¿Qué te motiva a seguir dibujando? Es mi pasatiempo favorito, en mi país, aunque no hay mucho que impulse a la gente a dibujar, me gusta el arte. 
  • ¿Tienes algún ritual para dibujar? No realmente, es cuando tengo tiempo. Cuando hay una idea que me inspira hago un bosquejo si puedo, si estoy en la calle, por ejemplo. Luego al llegar a casa lo completo. 

  • ¿Hay alguna anécdota especial que nos quieras contar de tu relación con el dibujo? Cuando estaba en VIII grado que leía más mangas, las sentía repetitivas, así que me vino la idea que yo quería hacer mis propias historias. Inicialmente quería con otros amigos, pero ahora dibujo sola 
  • ¿Has hecho alguna manga tú ? Estoy escribiendo la historia y ya llevo un par de capítulos hechos. Es un tema relacionado con el mundo que vivimos y algo de fantasía.Trata de un niño que no recuerda quien es, pero conoce unos gemelos que van a ayudar a recordarlo. 
  • ¿Qué es lo que más te gusta de la manga?Que es libre, uno sigue una regla básica que los ojos son los que más destacan de la cara. 


  • ¿Qué es lo que más te ha costado y menos de las mangas? Lo que más me ha costado es escribir capítulos largos, me cuesta más que dibujar. Por eso decidí manga. Y lo que menos me ha costado es imaginar los personajes y lo que ellos vayan a hacer o encontrar. 
  • ¿Qué consejo le darías a alguien que se inicie en la manga? El primer consejo es que sea paciente, que no todo lo que vaya a dibujar le va a salir de una sola vez. Que practique. 
  • ¿Cuáles han sido tus experiencias con cursos y exposiciones de manga?He ido a concursos de dibujos y algunas exposiciones. Fui a una de un señor japonés que vino a Panamá en el Museo de Arte contemporáneo. Aprendimos a redactar la historia, luego darle la ilustración y ponerlos en los páneles que son los cuadritos que imagen por imagen cuentan la historia ( storyboard). También que hay muchas técnicas: pincel, plumilla, bolígrafos fuente. A veces cuando en lo tradicional no se obtiene el resultado se corrige en digital. Se pueden escanear y arreglar con un programa de dibujoDe hecho, en digital yo hago ilustraciones de cara.De paisajes hice del océano. 


  • Prefieres lo digital o lo tradicional.Los dos me gustan mucho. En lo tradicional tengo más control del resultado que busco.En lo digital a veces me encuentro más limitada aunque hay personas que hacen maravillas con el ratón ( mouse). Yo tengo una tableta digital.Tengo una donde puedo dibujar sobre la misma pantalla. Es la segunda que tengo, de una línea más profesional 
  • ¿Hacia dónde te ves en el futuro? Por vivir en Panamá no me voy a dedicar directamente al arte, pero si voy a seguir dibujando. 
  • ¿Dónde se te puede encontrar? Katenarux3 en Facebook, YouTube, Instagram. 






ILUSTRACION, TECNOLOGIA Y LITERATURA INFANTIL PANAMEÑA

                                     Dra.    Leda Moreno, Vicepresidenta APLIJ

1. PLANTEAMIENTOS GENERACIONALES EN LA LITERATURA INFANTIL PANAMEÑA

La presión sobre los escritores de Literatura Infantil y Juvenil para incorporar imágenes y tecnología ha ido en aumento desde que la civilización pasó de ser oral, contando cuentos alrededor de una fogata hacia una civilización visual y una conectada globalmente al internet, ya iniciado el siglo XXI. El siglo XX se define por tres eventos importantes: El Cine- la fotografía, La Radioactividad (la bomba atómica), y el Psicoanálisis. La capacidad de ver imágenes de otras partes del planeta, iniciada por los hermanos Lumiere al inventar el Cinema y de mantener las imágenes propias a través del tiempo, con la fotografía, conllevó a un deseo cada vez más grande de la humanidad por capturar la vida en imágenes. En el siglo XX, en un par de generaciones, pasamos de tener una radio en el pueblo a conexión con teléfonos inteligentes en las áreas más remotas.
En la literatura infantil panameña actual coexisten varias generaciones, la separación de grupos no es rígida, pues en América Latina existen algunos retrasos y modificaciones de las definiciones. No existe tampoco un tema unitario en la LIJ panameña. Mucha de la literatura infantil panameña se ha centrado en de lo que Ana Elena Porras, Antropóloga panameña, define como los grandes ejes de la nación panameña: luchas nacionalistas (la Interoceánica), en las remembranzas del campo (el panamá profundo) y uno que otro centrado en las zonas marginales (comarcas, provincias más desprotegidas) [1]. Estos ejes culturales conviven con los grandes temas mundiales de la literatura infantil y juvenil: el mundo inmediato de los niños y jóvenes, la familia, la escuela, la naturaleza, los animales, fantasía, la transmisión de la historia, los valores, la cultura y la visión de un grupo hacia una generación más reciente. Los escritores más antiguos con vida son los nacidos entre 1920 y 1940, aunque en otros países se les conoce como la generación silenciosa, por su apego a las instituciones ( familia, escuela, iglesia) y una desvalorización de la mujer con respecto al hombre, no fue así en Panamá, pues a esta generación pertenece la que en 1964 inicia las luchas nacionalistas del 9 de enero, cuya lucha por implantar la bandera en la zona del Canal, fue el detonante que llevó a la eventual des ocupación de la zona del canal, por los Estados Unidos. A esta generación pertenecen, Henna González de Zachrisson y Estela Perigault de Malgrat (1933), Isabel Roldán (1931), Roberto Luzcando  (1939).  Luego están los "baby Boomers", nacidos después de la Segunda Guerra Mundial, entre 1946 y 1965, se les conoce en el mundo como los defensores de los derechos civiles. En Panamá, les tocó luchar por la Democracia en los 90. Encontramos en este grupo Aristides Turpana (1943), Rose Marie Tapia (1947), Yolanda Ríos de Moreno (1948), Irene de Delgado (1952), Donna Petrocelli (1953),  Patricia Alvarado . La generación llamada X (nacidos entre los 60 y los 80) le tocó ver el nacimiento del Internet y los CD. Esta generación se llamó a si misma los Niños de la Invasión y les tocó ver la Revolución del 68, los Tratados Torrijos Carter, la caída de la Dictadura y el cierre de las Bases Norteamericanas. Pertenecen aquí Héctor Collado (1960), Leadimiro González (1962), Leda Moreno (1963), Lil Marie Herrera (1965) Evelyn Luzcando (1976) Eduardo Lince (1965), Melany Taylor Herrera, Gloria Melania Rodríguez (1980), Laura Nieto Bruña (1981), Jesús Camilo Osoro Barahona, Annabel Miguelena (1984), Telsy Sánchez. Es la más numerosa, pues se criaron envueltos en grandes movimientos sociales y culturales en el país. La contractura por  falta de libertades, llevó a un grupo de jóvenes a querer expresarse una vez que se dieron las condiciones. Entre los lectores de LIJ, están La Generación Y, nacidos entre los 90 y 2000, llamados los " Milenial", conocidos mundialmente por estar conectados a los teléfonos celulares, habiéndose criado con dispositivos electrónicos a la mano, La generación de finales del siglo XX e inicios del siglo XXI, se le ha llamado " la generación Z", más adaptados a la tecnología, así como el Internet, con menos interés en las relaciones interpersonales. El reto para todas las generaciones es la transmisión de sus historias a un grupo de lectores, que avanza a nivel exponencial en cuanto a sus vivencias, modo de vida y prioridades. Así como el ser humano debió pasar de una cultura oral, a la visual para finalmente llegar a la tecnológica y globalizada, la literatura infantil y juvenil panameña debe dar los mismos pasos evolutivos. Nos encontramos en una mezcla entre la palabra escrita/oral con poco avance hacia la visual y mucho menos la tecnología.

2. IMPORTANCIA DE LAS ILUSTRACIONES- ALBUM ILUSTRADO COMO GÉNERO.

Las visualizaciones de imágenes en los cuentos para niños involucran tres procesos importantes, el reconocimiento de la imagen como representación de un objeto, la identificación con los sentimientos involucrados en la imagen y la imaginación que le permite co crear con la imagen una historia "nueva”. En el niño las imágenes son una nueva forma de lectura pues le permite al niño enfocarse en detalles que él mismo elige, a su propio ritmo.  [2] 
a.    Cuentos Ilustrados Panameños.  La ilustración de cuentos es la modalidad que más se ha dado en nuestro medio. Como los autores son en ocasiones ilustrados por diferentes profesionales, no encontramos un estilo típico que identifique los libros del autor. La paleta de colores en la ilustración panameña es similar al trópico, en su mayoría de colores saturados ( intensos).

Hena de Zachrisson, quien estudió dibujo y pintura,  siempre ha tenido excelentes ilustraciones. Chispita y Paquita (1988), tienen ilustraciones blanco y negro hechas por la autora. Guacamayo (1995) fue ilustrada por ella. 





Una esperanza para Nicasio (1993) fue ilustrada por Julián Pérez. Los Juegos de Kela (2003) fue ilustrado por Francisco Cuero.



Estela Perigault de Malgrat, es la mayor exponente de la ilustración infantil panameña, siendo Especialista en Artes Plásticas. Ilustró la mayoría de los cuentos de su hermana Tilcia Perigault. Se exponen aquí como muestra un póster, e ilustración del cuento Boca e Tambó. El cuento Don Guille, un relato sobre La Invasión, fue ilustrado por Rogelio Carles






a.    El Álbum Ilustrado.
El primer libro ilustrado para niños data de 1654, cuando el checo Jan Amos Komensky, llamado Comenius escribió "Orbis Sensualium Pictus" (el mundo sensible en imágenes), una guía ilustrada para la enseñanza del latín. [3].

Durante los siglos que siguieron, las ilustraciones fueron cobrando fuerza en las obras infantiles. Hay autores que sitúan a Randolph Coldecott, [4] como el verdadero padre del libro álbum, porque sus libros mostraban dibujos vivaces acompañados por pequeños textos cuya función era entretener, no instruir. Nace como género en los años 50.  A medida que fueron avanzando las técnicas de impresión, los libros con ilustraciones fueron mejorando, hasta llegar a los años 50 cuando la línea entre autor e ilustrador empezó a borrarse. Maurice Sendack en 1963, fue quien verdaderamente causó una eclosión en el álbum ilustrado, al interesarse tanto los adultos como los niños con su libro " Donde viven las cosas salvajes". El libro relata el viaje de un niño desde su cuarto, donde ha sido castigado, al país de los monstros, de donde eventualmente vuelve, realizando introspección sobre su comportamiento. En su momento no fue políticamente correcto, sin embargo, fue el público infantil quien lo leía una y otra vez quien lo hizo inicialmente famoso. La crítica relata que el libro trata sobre un estudio psicoanalítico de la rabia y manejo de sentimientos [5] 





Los álbumes ilustrados se definen como libros donde las ilustraciones en mayor o menor grado, son ESENCIALES para el disfrute y comprensión de la historia. [6]. Esenciales significa que el libro puede existir sin las palabras (algunas o todas), pero no sin los dibujos.

Zhihui Fang [7], indica que las ilustraciones aportan al texto
1. Estableciendo un ambiente 2. Determinando el estado de ánimo de la historia 3. Definiendo y desarrollando los personajes 4. Extendiendo o desarrollando un tema. Mostrando un punto de vista diferente 5. Contribuyendo a la coherencia del texto 6. Reforzando el texto.
Hay muy poco álbum ilustrado en Panamá, si casi nulo. Al igual que en el cuento, poesía y novela infantil, requiere un planeamiento previo, dejando espacios y elementos durante la fase de composición. Hay autores que escriben primero y otros que dibujan primero.
El texto del cuento. Acerca del Señor reloj, de la autora, escritora y diseñadora gráfica [8]. Inicia así:



Celeste era una niña muy impaciente. A cada instante miraba al Sr. Reloj, porque no sabía cuándo era hora de comer o de jugar, de levantarse, o de dormir: El Señor Reloj tenía unas marcas raras en la cara y solamente sabía decir: - Tic-tac, tic -tac. - Celeste no lo entendía. En las mañanas, mamá miraba al Señor Reloj y le decía a Celeste: - Hora de levantarse hijita. - Pero Celeste sólo veía que el sol se había levantado. -! ¡No quiero! -. contestaba. Celeste esperaba todos los días lo que le parecía mucho tiempo para salir a pasear. - ¿Todavía no vamos? - Mamá miraba al Señor Reloj y contestaba: -Más tarde. - Celeste no entendía por qué no era AHORA. – 



El primero es un dibujo inicial. Como podemos ver, los espacios no están muy bien distribuidos, y la imagen no puede suplantar al texto. Por lo tanto, no es un álbum ilustrado.
 El proceso rediseñar y trasladar el cuento a álbum ilustrado conllevó a escoger pintar la casa de Celeste en Azul, eso condicionó modificar el texto inicial a uno más sintético e impactante: “En un pueblo llamado Cerro Azul, en una casa azul, vivía una niña llamada Celeste”.




 Las imágenes del segundo dibujo y tercer dibujo, refuerzan el texto, determinan el estado de ánimo y definen los personajes.  La línea morada es la línea imaginaria del doblez del libro. Una imagen vale más de mil palabras.  La falta de tiempo de la madre y las ganas de jugar de la niña, son evidentes.







La paleta de colores debe ser escogida con cuidado, pues los colores también transmiten sensaciones, ambiente y sentimientos.  Una paleta fría tiende a sentimientos más tristes, calmados o equilibrados. Una paleta cálida tiende a sentimientos más explosivos o expansivos. Una paleta con contraste y pocos colores puede dar mayor impacto que una paleta completamente arco iris.  Prueba de ello es Chispita y Paquita de Hena de Zachrisson.  Abaratando costos de impresión, colocó sabiamente unos detalles en rojo.



Siguiendo con el Sr. Reloj y Celeste: Papá miraba al Señor Reloj en algún momento de la noche y entonces ordenaba: -Hora de dormir. - Celeste siempre respondía: ¿Por qué? Entonces le preguntaba al Señor Reloj: - ¿Qué dices tú? y este le respondía solamente -Tic-tac, tic-tac.”    Un personaje inusitado, que bien pudiera ser el narrador, surge en el dibujo: el pequeño conejo. 







Como vemos, hay acción en todas las imágenes que parecen hablar.  Mientras el Sr. Reloj duerme, Celeste no. La paleta de color puede y debe ser mejorada, pero ya se observa una tendencia a los neutros y un intento de neutralizar los rosas con verdes. Una escogencia  rigurosa de la paleta a trabajar daría el tono general y estilo de la obra o del autor.







El álbum ilustrado se coloca en una posición ideal para comunicar con los lectores más jóvenes. Permite una comunicación no lingüística entre el autor y el lector.  Las autoras con alguna base de artes plástica han sido las más exitosas en nuestro medio en ilustrar u orientar a ilustradores ´para obtener imágenes de calidad. Un planeamiento cuidadoso permite organizar las ilustraciones.

3. TRANSICIONES

Algunas autoras realizan avances hacia la venta y difusión de sus libros.

Destaca en el año 2016, el libro Señoras Polleras, de Elsa Canto [9], diseñadora web y artista plástica.  Es un cuento ilustrado trata sobre las aventuras de un gallito llamado “Picoso” quien aburrido de su vida cotidiana se va a buscar nuevas experiencias. Se enmarca en el rescate de nuestras costumbres. Si bien no es un álbum ilustrado en el sentido estricto, sus textos son cortos y sencillos, dominando las imágenes. Las ilustraciones a todo color son bellas, con colores atractivos y con un estilo propio. La autora hace una transición a las tecnologías, pues cuenta con una página de Facebook y un sitio web. http://www.abissag.com/senoras-polleras/. Elsa Canto ofrece sus libros para pago contra entrega localmente en el país o por banca en línea.



En la misma situación se ubica la autora y editora Pat Alvarado, quien publica cuentos ilustrados bilingües, e-books, audio libros y los expone en su página web http://www.piggypress.com/ así como en Amazon. Por ser norteamericana, tiene acceso a mercado en inglés y lazos comerciales en Estados Unidos. Andrea Alvarado, su hija le ilustra gran parte de su obra. Andrea indica en su sitio web, que ilustra desde que tiene 3 años de edad.











Los altos costos de producción en Panamá, con la pobre distribución de libros y en ocasiones, de las mismas ventas, condicionan que exista muy poca producción de álbum ilustrado. La ausencia de marco económico panameño ha limitado el crecimiento hacia la tecnología digital.


4. TECNOLOGÍA Y LITERATURA INFANTIL-JUVENIL

¿Puede la tecnología ganarle la batalla al papel impreso? La mayoría de los autores indican que el libro impreso será más frecuente en las edades tempranas y la tecnología digital en el joven y adolescente. Localmente no hay venta de libros digitales. Una autora panameña dedicada al grupo adolescente y joven, Rose Marie Tapia, ha apostado hace muchos años a las tecnologías digitales. Ha escrito más de 20 novelas. Entre sus están: Travesías mágicas (2002), Niña bella (2010,) Un grito desde el silencio/ El oscuro abismo del Bull ying (2015 Su sitio web: http://www.rosetapia.com, cuenta con accesos a un canal de YouTube, video conferencias por Skype y livestream, redes sociales: twitter, Facebook, g+, Pinterest y correo electrónico, que permite a los lectores comunicarse con ella, especialmente en las zonas más apartadas del país. sin embargo, la venta de sus libros permanece en medios impresos y librerías locales.




La impresión digital de libros “por pedido” en un mercado tan pequeño como el panameño permite, a pesar de mayores costos unitarios, disminuir gastos de auto gestión y de almacenaje, que son importantes en la impresión offset. En algunas ocasiones la impresión a color limita al escritor. No existe en el país, a excepción de algunos intentos, edición de libros infantiles a color.    En Estados Unidos 21% de los libros son vendidos de manera digital. [10].
 En países del tercer mundo, el acceso a Internet, tabletas, computadoras o teléfonos inteligentes pudiera limitar su uso. Según censo 2010, solamente el 29% de los hogares cuentan con computadoras en Panamá y esto es proporcional al ingreso.  Un 40% de los hogares con un ingreso familiar de 1,500 balboas o menos cuentan con computadora, mientras que el 80% de los hogares con un ingreso familiar de 3,00 balboas o más cuentan con computadora. 90% de estas computadoras se ubica en las zonas urbanas. Un 76% de los hogares panameños con computadora cuentan con acceso a Internet. [11].






5. CONCLUSIONES.

     Existe una mezcla generacional en los autores panameños con adaptación variable a la tecnología. Las autoras con bases de artes plásticas, son las que mejor han salido adelante en la Ilustración, tanto como haciendo ellas mismas las ilustraciones o guiando de manera exitosa a los ilustradores. Hay algunas autoras que a pesar de no pertenecer a la generación “tecnológica” han hecho grandes esfuerzos y han logrado ubicarse exitosamente en este segmento.

     Tenemos un largo camino por recorrer para producir los primeros álbumes ilustrados de calidad en nuestro país. Le toca a la generación X, quien eclosionó con producción de múltiples textos post la Invasión, incursionar con elementos de ilustración y tecnología, con el fin de transmitir sus historias a un público sensibilizado a nuevas tendencias.  

En nuestro país, el ingreso y el poder adquisitivo determinan el acceso a las tecnologías de la información. Una política de estado agresiva permitiría a largo plazo un cúmulo de lectores virtuales y en medios impresos.


6. Lista de Referencias

  1. Porras Guizado, Ana Elena (2002). Configuraciones de Identidad Nacional. Disertación, Universidad Católica Pontificia del Perú.

  1. José María Arcenegui Navarro (2014). La importancia de las ilustraciones en las obras infantiles [Online].: http://www.seindor.com/publicacionesdidacticas.com/hemeroteca/articulo/051036/articulo-pdf [Acceso: 22.11.2016]
.
  1. Wikipedia (2016). Comenio [Online]://es.wikipedia.org/wiki/Comenio [Acceso: 22.11.2016]

  1. Parapara Clave (2005). El Libro Álbum. Altamira, Venezuela: Banco del Libro

  1. MAURICE SENDAK [Online]: https://en.wikipedia.org/wiki/Maurice_Sendak [Acceso: 22.11.2016]

  1. Thomlinson C.M, Lynch-Brown, C. (1996). Essentials in Children Literatura. Boston
  2. Zhihui Fang (1996). Illustrations, Texts and the Child Reader: What are Pictures in Children’s story for? Reading Horizons. 130-142

  1. Leda Moreno (2016). Acerca del Señor Reloj. Impresión original 2003, Auto publicación

  1. Elsa Canto (2016). Señoras Polleras

  1. Octavio Kulesz. Children’s digital publishing in Africa, the Arab World and India [Online]. http://alliance-lab.org/archives/2523#.WDs8d-Z97IU: [Acceso: 22.11.2016

  1. Gobierno de Panamá, Ministerio de Economía y Finanzas: Acceso y uso de tecnologías de la información y comunicación.   [Online] http://www.mef.gob.pa/es/informes/Documents/11%20%20Acceso%20y%20uso%20de%20las%20tecnologias%20de%20informacion%20y%20comunicacion.pdf [Acceso: 28.11.2016].


viernes, 13 de mayo de 2016

AFRODESCENDENCIA Y LITERATURA INFANTIL PANAMEÑA





 Dra. Leda Moreno
Vicepresidenta de la Academia Panameña de Literatura Infantil
Panamá, Mayo 2016


La nación panameña ha sido siempre llamada crisol de razas o multi cultural. La multiculturalidad busca valorizar etnias o grupos que tradicionalmente se han marginalizados, dándole una voz propia. Es un secreto a voces que existe un sub registro estadístico, pues aunque se estima  [1]  que debido al mestizaje entre 60%- 56% de la población panameña tiene algún antepasado africano, según datos de Contraloría, donde se le preguntó a la población si eran afro descendientes, este número solamente alcanza el 15% en el año 2016. [2]. Este desfase indica un grave problema de identidad y de silencio frente a la raza, producto de siglos de discriminación y de racismo, donde gran parte de esta población se niega a sí misma esta identidad. No puede por lo tanto hablarse de un país multiculturalizado, si sistemáticamente la voz afro descendiente se niega.
La literatura infantil Panameña, no ha podido escapar a la situación que vive la afro descendencia en este país y la afro descendencia panameña no ha podido escapar a la falta de identidad propia de la cual también padece la literatura infantil panameña. Una es reflejo de la otra y ambas acompañan a la infancia y juventud en este viaje de la nación panameña.



Panamá como país de tránsito constantemente ha recibido diferentes etnias, siendo la etnia negra una de las más importantes. Existen en nuestro país dos grandes movimientos de la etnia negra hacia Panamá. El primero, proviene de los africanos que emigraron como esclavos en el siglo XV y el segundo, en el siglo XX, los afro antillanos, durante la construcción del Canal. La población afro, la mestiza y la mulata, en muchas ocasiones mezcladas una y otra vez, han dado grandes hijos a la nación panameña: Presidentes, Deportistas, Escritores, Profesionales en todas las ramas.  La frontera selvática Darién ha permitido tradicionalmente el paso de desplazados del chocó colombiano y en los últimos años Panamá enfrenta un importante flujo de inmigrantes ilegales Africanos muchos de ellos varados en la frontera en su paso hacia el Norte. Al igual que la capital está en perpetua construcción, el país está siempre en perpetua redefinición. Por lo tanto, es sumamente difícil hablar de una literatura afro panameña con rasgos típicos.




No existe prácticamente Literatura Infantil y Juvenil panameña que rescate la riqueza cultural de los negros coloniales. Los primeros inmigrantes negros vinieron como esclavos, no contaban con medios para escribir sus historias y su cultura que fue transmitida oralmente. Esta riqueza cultural ha llegado a nuestros días mediante vocablos, tradiciones cuentos y cantos.

La nana LOS SAPITOS cantada por nuestras madres desde tiempos ancestrales, contiene el africanismo TUNGARA que significa sapo [3] :

Los sapitos en la laguna
Huyendo a la tempestad
Los chiquitos dicen tunga
Y los grandes tungara
Tungara tungara tungara
Tungara tungara tungara

La influencia cultural y lingüística africana, se ve reflejada en temas como "La Cucarachita Mandinga" en las versiones de Rogelio Sinán (teatro-1937) y Joaquina Padilla (cuento-1995). Este cuento es de origen africano y aparece en cuentos en todo el Caribe. El mismo Rogelio Sinán dice al respecto en la introducción de su obra:
El mismo título del cuento hace pensar en su prosapia africana. Los mandingas son una raza negra de la región del alto Senegal y del alto Níger que comprende los bnmaras, los malinkés y los solinkés”.
Es importante anotar que el contenido y enfoque de la obra de Sinán, se adapta más a las condiciones del siglo XX, donde el texto se orienta hacia la relación Panameño- Norteamericana. Es porque a los escritores les es difícil escaparse de su historia, contexto socioeconómico así como geopolítico y cultural.

Elidia Wong de Miranda, publica en Los Versos de Onyn , 1975

PARA JUGAR
Serín,
serín ,
seringonga
Canta, mandunga,mandonga
Serín, serín , serindonga
Salta, candinga, candonga
Serín, serín, serindonga
Ríe, rendinga, randonga
Canta mandunga
Salta candunga
Ríe rendinga
Serín serín serindonga

La obra inédita de Héctor Collado, Felipillo de los Congos, Mención Poesía del Premio de LIJ, Carlos Francisco Changmarín 2012. Felipillo de los Congos, es un libro que mezcla paisajes naturales e históricos de la provincia de Colón y se caracteriza por una espontánea alegría que se logra por medio del juego de palabras.

Ejemplos directos de rescate la influencia africana la encontramos en países como a. Cuba, con Dora Alonso en el Fragmento de Ponolani: [4] 

Emilia me refería de su abuela paterna, que era mandinga. De su abuelo, gangá. De su madre, nativa de una aldea llamada Sama Guenguení. Su madre era macuá. Otros dicen que era macuá? yambaní. No sé... Yo soy criolla. Seguía contando Emilia: -Allá en su pueblo ellos comían, mi abuela, mi abuelo, todos ellos, guías de calabaza, malanga, maní, namuñé y ají con pescaditos secos machacados juntos. Emilia continuaba: -Mi abuela estaba embarazada de ocho meses cuando mandó a mi madre a buscar agua al río en un calabazo... Ponolani, la negrita macuá, obediente, con sus pies descalzos y ágiles donde se enredaban bejucos y florecitas silvestres, caminó los trillos húmedos hace más, mucho más de cien años. Los húmedos trillos de una escondida aldea del continente lejano. Tal vez era la mañana y se entretuvo con las mariposas o mirando algún vuelo de colores violentos. O sintiendo el ruido de la cascada donde las piedras se adivinaban mojadas, mojadas... Los ojos de la niña serían muy brillantes y reflejarían todo lo que se movía en la selva. Y en el agua limpia. Y en el aire donde la luz ponía signos de pájaros cada nueva mañana. Quizá si Ponolani se sentaría un momento sobre un tronco a sonreír y a pensar en los cuentos que la noche antes oyera referir a un abuelo de mota nevada, mientras la Luna salía redonda y grande y lenta Luna de agua madura, por encima de la choza africana, derramándose sobre la selva dormida y poniéndose en los ojos de las leonas. El güiro iba en su hombro oscuro, de piel fina, estirada. La manita niña lo abarcaba, sujetándolo firme. Otra vez Ponolani echaba a andar con su paso sin ruido, con sus dos pies finos que eran amigos de la tierra y de las hojas caídas, viendo danzar las ramas sobre su cabeza y sintiendo por la frente menuda el paso de los cuentos y de las maravillas de los diez años. La hija de la tribu no vio nada distinto aquel día. Su oído negro, su pequeña oreja de cristal no sintió ruido diferente: que pasaba el río y pasaba, murmurando en su corriente y haciendo avanzar ramitas, yerbas, algún lomo de cocodrilo fugaz. O anchas flores nacidas del corazón del agua. Y, sin embargo, allí cerca, más que fiera y que colmillo, y garra, escondido en el río y en la selva de siempre y de luna, la acechaban... Cuando quiso huir, ya era tarde. Cuando quiso gritar, ya era tarde. A golpes de palo de monte, de duro palo de hierro, le partieron un brazo. Como ala de pájaro quedó colgando el brazo de la niña africana de la aldea de Sama Guenguení. Y en su ala mutilada sin respeto ni justicia de ángeles, enredaron cadenas los hombres de la trata, que la apresaron. Que se la llevaron. El mar azul de Yemayá mecía después la niña y el barco, robándosela a los trillos y a las mariposas y a la voz de la madre, que clamaba por ella, abriendo anchos círculos de silencio y de miedo en la selva intranquila: ¿Ponolani, ¡ay, Ponolani!... Y el alma sola, acongojada. Sin respuesta

b. Brasil con Niña Bonita, de Ana María Machado (Ekaré 1995) e ilustrado por Rosana Faría. Un cuento muy bello sobre una niña negra, y un conejo blanco que se enamora de ella. El conejo le pregunta una y otra vez, Niña bonita, niña bonita, cuál es tu secreto para ser tan negrita? mientras que la niña le responde, se va desplegando el tema de la belleza, de la negritud y finalmente de la familia.
 

“Había una vez una niña bonita, bien bonita. Tenía los ojos como dos aceitunas negras, Lisas y muy brillantes. Su cabello era rizado y Negro, muy negro, como hecho de finas hebras De la noche. Su piel era oscura y lustrosa, más Suave que la piel de la pantera cuando juega en la lluvia. A su mamá le encantaba y a veces le hacía Unas trencitas todas adornadas con cintas de colores. Y la niña bonita terminaba pareciendo una princesa de las tierras de África o un hada del reino de la luna. Al lado de la casa de la niña bonita vivía un conejito blanco, De orejas color rosa, ojos muy rojos y hocico tembloroso. El conejo pensaba Que la niña era la persona más linda que había visto en toda su vida.”



Los Estados Unidos mantuvieron en Panamá una influencia social, política y cultural durante casi 100 años, algunos ejemplos caracterizan esa relación entre el Blanco y el Negro. La presencia norteamericana condicionó de manera importante la presencia afroantillana en Panamá.  Ambos actores moldearon las relaciones en la urbe. En nuestra LIJ básicamente se ubican en escritores que han tenido una vivencia personal con el tema. Conceptos del Silver Rol y el Gold Rold, para la población negra mestiza y la blanca, respectivamente, así como el racismo, son bien entronizados en obras que han leído nuestros jóvenes como Gamboa Road Gang de Joaquín Beleño, donde un joven es apresado por un noviazgo con una blanca. Joaquín Beleño, periodista, trabajó como bracero en el puerto de Balboa y como albañil en la Zona del Canal.
Hena de Zachrisson Colonense de nacimiento, publicó en la compilación Latinoamericana "Te regalo el Mar" (2014) [5] el cuento “Para, Perro Para”, centrado en la Ciudad de Colon, en su mayoría afro descendiente. No se menciona el tema del color, tampoco del apartheid o separación, a excepción de una frase: "Colón era distinto. Allá no había letreros de NO TRESSPASING, como los de Cristóbal, ni perro cuidando las propiedades.”, en referencia a la imposibilidad de los ciudadanos panameños de caminar libremente por la zona del canal, muchas veces reconocidos por la policía debido al tono de su piel. Cabe notar que ambos escritores son mestizos.
 A diferencia de la comunidad africana que habita el Istmo desde la colonia española (hispano hablante), la comunidad afro descendiente que emigró a Panamá durante el siglo XX es una comunidad anglo parlante de origen caribeño y tuvo una relación " especial" con la zona del canal, donde en su mayoría trabajaban con norteamericanos anglo parlantes y obtuvieron  un mayor nivel socioeconómico que su contraparte hispana. Su integración cultural y social al resto del Istmo ha sido más reciente. Sin embargo, ha sido el grupo Afro Antillano, menos desposeído de sus raíces que el Afro hispano, quien en los últimos años ha originado los movimientos sociales de rescate de la etnia negra.
El poeta Carlos E. Russell, de ancestros afro antillanos, en varios de sus poemas expresa la inquietud de la identidad:
¿Quiénes somos?
¿Quiénes somos?
Suspiramos Uniendo dos mundos
Quizá tres Un poquito de todo todo de nada.
Cantamos Lloramos… en silencio
Nos escondemos tras una máscara
(Russell, 1976: 1) [6] 

El poema INCIDENTE DE CUMBIA, por de Demetrio Korsi autor de origen griego-panameño (1889-1957) se enseña en las escuelas. Relata Korsi, que el incidente ocurrió realmente en Colón. Del mismo se transcribe un fragmento, que contiene muchos africanismos. [7] 

Con queja de indio y grito de chombo,
dentro de la cantina de Pancha Manchá,
trazumando ambiente de timba y kilombo,
se oye que la cumbia resonando está...
Baile que legara la abuela africana con cadena chata y pelo cuscú; fuerte y bochinchosa danza interiorana que bailó cual nadie Juana Calambú.
Pancha Manchá tiene la cumbia caliente, la de Chepigana y la del Chocó, y cuando borracha se alegra la gente, llora el tamborero, llora Chimbombó...
Chimbombó es el negro que Meme embrujara,
Chimbombó es el negro de gran corazón;
le raya una vieja cicatriz la cara;
tiene mala juma y alma de león.
Y el tambor trepida!
Y la cumbia alegra!
Meme baila...
El negro, como un animal, llora los desprecios que le hace la negra,
y es que quiere a un gringo la zamba fatal!

El alto contenido erótico y violento de este poema, no lo hace recomendable para niños, su enseñanza en secundaria se estimuló dada la ausencia de poemas que exalten a la raza negra.


La relación del Afro antillano con respecto a si mismo, con el mundo blanco y el hispanohablante ha sido muy compleja, y quizás esto se ha visto reflejado en sus posturas literarias. Prácticamente no existe producción literaria por y para la etnia negra en literatura infantil, en virtud que en Panamá, ambas se redefinen a sí mismas constantemente
Destaca el cuento Boca e Tambó, de la Prof. Estela Perigault de Malgrat, también mestiza,  Premiado en 1998 en la Universidad de Panamá, donde se relatan la peripecias de una familia de origen Darienita que poco a poco se va superando. El cuento, contiene muchos africanismos, versos y situaciones. Alejo se tranquilizó y mientras caminaban empezó a tararear también una cancioncita de cuna imitando el acento de su madre: --- “Duérmete niñita,
Duérmete niñita, que viene la mora,
Tocando de pueta, en pueta
¿Cuál es la niña que llora?
¿Cuál es la niña que lloraaa?
Una lágrima, rodó por la mejilla del negrito, quizá recordando a su hermanita Mínina y a su valiente madre.  [8] (puede leerse completo en línea en este mismo blog, entrada del 5 noviembre 2011 )
La autora también describe situaciones reales tales como pobreza extrema.








En Norteamérica, donde se consideran los países de Canadá y Estados Unidos, más avanzados tecnológicamente, socialmente y culturalmente que el nuestro, de los títulos publicados por y sobre afro descendientes en Literatura Infantil y Juvenil, representan un mínimo de las publicaciones anuales según datos del Cooperative Book Center de la Universidad de Winsconsin. En 2015, de 3,400 libros publicados solamente 106 fueron publicados por autores afro descendientes y 269 sobre afro descendencia, que representan un 3% y 8% respectivamente. [9] 
Cooperative Book Center de la Universidad de Winsconsin.

 Esto se ha venido repitiendo en las últimas décadas. La autora de origen afro descendiente, Rudine Simms Bishop, escribe en el Journal de Children's Literature en 2012 en sus Reflexiones sobre el Desarrollo de la Literatura Infantil Afroamericana [10], que la literatura infantil y juvenil afro americana refleja el recorrido de los negros americanos en el panorama (Norte) Americano, por lo que la historia ha sido un enfoque importante en esta literatura. Los niños afroamericanos, pasaron de ser retratados en los libros del siglo XIX e inicios del siglo XX de personajes inferiores o caricaturescos, a los años 60 hacia personajes más realistas y temas como familia, historia, herencia, amor. Valores culturales, actitudes y maneras, hacia temas contemporáneo tales como embarazo en adolescentes, homosexualidad, etc. La literatura infantil afroamericana nació como una necesidad de los escritores negros de contar sus propias historias y no la interpretación de otro grupo étnico. Esta autora enfatiza que la literatura infantil afro americana:
·         Celebra la fuerza de la familia negra como una institución y vehículo de supervivencia
·         Testifica de la lucha del pueblo negro por su dignidad, equidad y libertar
·         Nutre las almas de los niños negros al reflejar de vuelta la belleza y competencia que los adultos ven en ellos
·         Honra la tradición de la narrativa como una manera de enseñar el conocimiento.
Llama la atención de la gran cantidad de títulos que se producen en Norteamérica cada año.


                                                 (Love my hair, por Anastasia Tarpley. 2001)

En Panamá, todavía se lucha en las escuelas con cada cambio de gobierno que se permita a las niñas de origen afro descendiente utilizar sus trenzas, que forman parte de su herencia cultural y de su biotipo. Esta postura se extiende hasta las trabajadoras afro descendientes y comentarios en las redes sociales. ¿Cómo enseñar la diversidad si no está representada? No existen textos en literatura infantil y juvenil que rescaten el origen afro descendiente o exalten las costumbres y cultura. No existe en el currículo temas o lecturas obligatorias que permitan que la multiculturalidad tenga lugar en la juventud panameña.
Temas como cabello, patrones de belleza, ejemplos de superación, familia, salud, autoestima, discriminación, historia, están ausentes de los escritos para niños y jóvenes. Al igual que en otras latitudes, estos jóvenes carecen de espejos donde verse reflejados y adquirir una voz e identidad propia, en ocasiones híbrida, pero propia.



El constante flujo migratorio así como la presencia de la tercera frontera y la influencia durante 100 años por los Estados Unidos que evocaron luchas nacionalistas, han impedido que a pesar de la gran riqueza cultural y que la cultura afro colonial así como  la afro antillana representan un segmento importante de nuestro país, los herederos de la etnia negra no  hayan desarrollado textos específicos para los más jóvenes en este país que les permita reflejar patrones, ideales o encontrar historias que los encaminen y les permitan avanzar.  Los pocos libros y textos, al igual que en otras latitudes han sido escritos en su mayoría por mestizos, los cuales cuentan con la vivencia existencial parcial necesaria para transmitirla a futuras generaciones. Un esfuerzo propio originado de la comunidad y con el respaldo institucional permitiría una eclosión de textos que reflejen el camino recorrido y por recorrer de los grupos afros panameños.








1.    AFROPANAMEÑO [Online].: https://es.wikipedia.org/wiki/Afropaname%C3%B1o [Accessed: 13.05.2016]

2.    Deivis Cerrud (2016). El 14.9% de la población es afro descendiente [Online]t:http://laestrella.com.pa/panama/nacional/149-poblacion-afrodescendiente/23939727 [Acceso: 13.05.2016]



3.    Martin Jaimeson AFRICANISMOS EN ESPAÑOL EN PANAMA [Online].: https://www.academia.edu/12525156/Africanismos_en_el_espa%C3%B1ol_de_Panam%C3%A1 [Acceso: 13.05.2016]

4.    DORA ALONSO, SU VIDA Y SU OBRA [Online].: http://www.cubaliteraria.cu/autor/dora_alonso/ponolani.htm [Accessed: 13.05.2016]

5.    Hena Zachrisson, et al (2014). TE REGALO EL MAR. Academia Boliviana de Literatura Infantil

6.    Carlos Guillermo “Cubena” Wilson (2015). “EL APORTE CULTURAL DE LA ETNIA NEGRA EN PANAMÁ” [Online]: https://mdelbj2.com/tag/dia-de-la-etnia-negra/ [Accesso: 13.05.2016]

7.     Demetrio Korsi [Online].: http://panamapoesia.com/pt10.htm [Acceso: 13.05.2001]

8.    Leda Moreno (2011). Estela Perigault de Malgrat [Online]. Available at: http://cocuyopanameno.blogspot.com/2011/11/estela-perigault-de-malgratescritora.html [Acceso: 13.05.2016]

9.    Cooperative Children's Book Center School of Education, University of Wisconsin-Madison (2016). [Online].: https://ccbc.education.wisc.edu/books/pcstats.asp [Acceso: 12.05.2016]

10. RUDINE SIMS BISHOP (2012). Reflections on the Develoment of African American Childrens Literature. JOURNAL OF CHILDREN LITERATURE. 5-13